El Futuro de la Producción Audiovisual Indie

Texto PARALELO Fotos Marisabel Peña

Seis años después de su creación, Radio Cocoa se superó a sí misma. Luciana Musello y Marcos Echeverría relatan qué ocurrió desde entonces y qué pasará en la escena indie en 2016.     

De izq. a der. Luciana Musello, Directora;  JJ Alomia, Asistente Audiovisual; Marcos Echeverria, Jefe de Programación y Gabriela Robles, Editora General. No fotografiado Juan Pablo Viteri, Jefe de Producción Audiovisual.

En 2010, un servicio de streaming de música y un blog con contenido editorial sirvieron al Colegio de Comunicación y Artes Contemporáneas Cocoa de la Universidad San Francisco como excusas creativas de experimentación en el campo de las narrativas digitales en Ecuador.  

Radio Cocoa arrancó como un intangible sonoro indie para creativos, maduró como un canal de música no mainstream para junkies del internet y mutó en la plataforma digital de producción audiovisual y agencia alternativa de hoy para quienes no ven valor alguno en la gestión de comunicación tradicional que abunda en el mercado.

La radio nació en 2010 por decisión del entonces decano del Cocoa, Hugo Burgos. “La radio online está hoy aquí porque Hugo estaba decidido a que la universidad tenga una, él vio la necesidad e importó la idea tras su experiencia estudiando en EE.UU.”, dice Luciana Musello, publicista, directora de la radio y ex alumna de la universidad.

Funcionando desde las aulas del Cocoa y manejada por estudiantes, la radio creció como un canal alternativo para una comunidad universitaria en expansión. Pero algo pasó a mitad del camino. La radio creció en importancia y a su alrededor surgieron ideas sobre el futuro de un producto que ya no era apenas un medio sino un conjunto de servicios de comunicación digital articulado en canales.

La radio que se hizo agencia indie

Hay un año emblemático para Radio Cocoa: 2013. En ese periodo, sus responsables notaron no solo las exigencias particulares del desatendido mercado de comunicación indie, sino que el streaming empezó a quedarse atrás como producto estelar. “Desde ese año, la producción audiovisual de Radio Cocoa pasó a ser su principal producto”, dice Marcos Echeverría, periodista, jefe de programación y realizador de la radio.

Y las exigencias eran claras: bandas independientes carecían de contrapartes que trabajen con ellas productos audiovisuales como documentación en video de giras o lanzamiento de material promocional. Radio Cocoa atacó el nicho y giró hacia la construcción de una “plataforma de registro audiovisual para bandas que querían salir y dar cuenta de una escena que surgía en aquel momento”, según Marcos.

Ahora la radio se ve a sí misma como una plataforma de experimentación audiovisual y desarrollo de las industrias creativas locales. “Nos gusta pensar que nuestro trabajo no nos coloca necesariamente en una posición de media partners de nuestros clientes sino como aliados que responden a otra categoría”, dice Luciana. Esa nueva categoría es clara en la complicidad de la relación de Radio Cocoa con los festivales de música independiente.

El producto radio online está siendo reemplazado por otros canales digitales más trascendentes y efectivos que reúnen audiencias mayores

Hay dos palabras clave para leer el momento actual de Radio Cocoa: registro y producción. La radio empezó apenas como vehículo de registro de la escena independiente para pasar a hacer producción audiovisual fuerte. Y los festivales fueron la oportunidad para dejar de ser un medio online exclusivamente y convertirse en agencia. Ahora trabajan como tal para el Quito Fest y El Carpazo haciendo gestión de medios, manejo de redes sociales y producción audiovisual, entre otros.

En los festivales, Radio Cocoa es un medio sintonizado con los participantes para emitir mensajes que se ajustan a narrativas particulares de música y cultura urbana. Y como un cuerpo creativo de la escena, el tejido de confianza entre la radio y las bandas no demoró en completarse. Ahora Radio Cocoa ofrece servicios para bandas que incluyen mini campañas para lanzamiento de vinilos, producción de podcasts y acompañamientos para registrar giras, un servicio particular a concretarse con bandas como Tripulación de Osos.

Además de trabajar con música, Radio Cocoa se ha perfilado como ejecutora de campañas de comunicación para producciones independientes específicamente películas editando material relevante a los lanzamientos para distribuirlo estratégicamente.

En dos años, la elasticidad de la escena fue evidente. Para Marcos, el 2015 fue un año clave gracias a la proliferación de festivales, el incremento en el tamaño de los públicos y comunidades y la aparición de productores independientes. “El año pasado personas entre 15 y 30 años dieron combustible a una escena rica en estímulos y creatividad”. Y para conectar con esos públicos, Radio Cocoa mantiene un equipo afín en edad y visión formado por cinco personas graduadas en la San Francisco quienes decidieron mantenerse vinculadas a la universidad.

Junto a Luciana y Marco, en la radio trabajan Juan Pablo Viteri como jefe de producción audiovisual, J.J. Alomia como asistente audiovisual y Gabriela Robles, editora general. Como supervisor del grupo está Hugo Burgos, ex decano del Cocoa.  

El telón que corre hacia adelante

Generar ingresos externos para sustentarse independientemente. Esa es la meta para el presente año, pues Radio Cocoa es un producto financiado por la Universidad San Francisco donde los costos y salarios están cubiertos por la institución. Adicionalmente, la experimentación con productos y formatos está también en la mira. Así, para el 2016 están maquetados proyectos pensados desde el personaje, la celebridad y las historias personales.

Para Luciana, la radio debe decidir qué giro darle a su producción audiovisual. Sin embargo, algunas pistas están ahí. “Sentimos que este año podemos dejar de hacer producción audiovisual exclusivamente documental para considerar contenidos de entretenimiento”.

Radio Cocoa actúa como medio para documentar lo que ocurre en la escena artística independiente nacional

Para Marcos, la radio se mantendrá pero no se atrevería a decir que crece. Hoy las radios online tienen fuerte competencia de servicios como Spotify o listas de reproducción de YouTube, realidades con las que es difícil competir. A pesar de esto, el declive del producto original es improbable y se comprueba con las actuales colaboraciones con productores independientes que no ganan dinero y lo hacen por tener un espacio online, emitir opiniones y hacer curaduría de listas de reproducción en horarios específicos.

A Radio Cocoa no le interesan los medios tradicionales y a sus gestores no les llama la atención la cultura reciclada. Su posición en el mercado indie la ha inspirado para concebir estrategias y productos con espíritu independiente soportados por narrativas de new media y a madurar como el espejo asumido de una escena artística que no deja de registrar y auto retratar su propia evolución creativa.

 

Sigue a PARALELO en Facebook /paralelomedia Instagram /paralelomedia y en Twitter @Paralelo_Media


Contenidos Relacionados