#VivasNosQueremos

Texto Oscar Maldonado Fotos & Videos Marcelo Ayala

Dos agresiones salvajes a mujeres en los últimos días hicieron estallar una de las mayores movilizaciones feministas que se han visto en el país. El 21 de enero varias ciudades participaron de las marchas convocadas por #VivasNosQueremos, la plataforma que reúne a diversos colectivos de lucha por los derechos humanos y de mujeres.   

Las marchas estuvieron marcadas por la indignación ante la violación grupal y asalto a Martha (nombre ficticio) en Quito el pasado 13 de enero y por el asesinato capturado en cámaras en Ibarra de Diana —una joven embarazada— a manos de su pareja sentimental, un ciudadano venezolano.

El recorrido de la capital, que arrancó desde la avenida de los Shyris, avanzó masivamente con custodia policial hasta la Fiscalía General del Estado. Presentamos aquí una crónica en fotografía y video de lo que ocurrió en la tarde y noche del lunes 21 de enero en Quito.

Dale click a las fotos.

#VivasNosQueremos

Mujeres del movimiento #VivasNosQueremos preparan banderas y antorchas previo a la salida del recorrido desde el parque La Carolina. El feminicidio de Diana a manos de su pareja, la noche del domingo 20 —tras más de una hora de amenazas en la vía pública— fue uno de los detonantes de la marcha del 21 de enero. Tras el ataque frente a al menos diez policías, la mujer murió en un hospital de Ibarra y fue sepultada en esa ciudad.

Un niño de aproximadamente cinco años sostiene un cartel en la Av. De los Shyris con su consigna para la marcha del 21 de enero en Quito. Tras el ataque y asesinato de Diana por parte de su pareja, un venezolano, se produjeron reportes de hostigamiento y agresiones a mujeres niños y adultos venezolanos en Ibarra. También ha habido reportes de desalojos a venezolanos de refugios, hostales y viviendas alquiladas.

Pasadas las 17h00, la marcha empezó a desplazarse desde la tribuna de los Shyris con destino la Fiscalía General del Estado. En el camino abundaban carteles y letreros con mensajes de apoyo a las víctimas y llamados a realizar cambios en actitudes personales y en la acción de las autoridades.

La marcha fue una oportunidad para unir a personas de varios colectivos, entre ellos el LGTBI, naturalmente cercano al activismo feminista en la capital. La mañana del día 20, Lenin Moreno anunció la revisión de la situación legal de venezolanos en el Ecuador. Poco después, el vicepresidente anunció la decisión de solicitar el pasado judicial apostillado a venezolanos que quieran entrar al país.

 
 

Cuando oscurecía, la marcha que salió de la tribuna de los Shyris avanzó por la Av. Patria en dirección a la Fiscalía. A lo largo del recorrido se escuchaban las consignas: “y como, y como, y como es la huevada, nos matan y nos violan y el estado no hace nada”, “hay que abortar hay que abortar este sistema patriarcal” y “si cierran la frontera igual nos matan, no se confundan el machismo está en su casa”, entre muchos otros. Manifestaciones contra la violencia machista se registraron en otras ciudades del país. Guayaquil, Cuenca, Loja, Manta y Santo Domingo, entre otras.

Hermanas y amigas se plantaron frente a la Fiscalía para gritar en defensa y apoyo a Martha (nombre ficticio), 35, una mujer agredida sexualmente por tres hombres en un bar de la zona norte de Quito el domingo 13 de enero, tras ser invitada por un amigo a una fiesta de cumpleaños.

Una mujer sostiene un cartel frente al mural que adorna la fachada sur de la Fiscalía General del Estado en Quito. Tras el ataque, Martha fue hallada inconsciente y desnuda en el baño del local. Según su abogado, ella tenía sangre en sus partes íntimas y a su alrededor había objetos con rastros de sangre, botellas de licor, vasos de cristal y ropa de los sospechosos, entre otros efectos. Según las investigaciones, los presuntos violadores uno por uno habrían abusado de Martha y además habrían introducido esos objetos en sus partes íntimas.

Con cantos anti machismo de fondo, el activismo femenino encendió antorchas minutos antes de su llegada a la Fiscalía para reclamar justicia y, de cuando en cuando, llamar a la quema del edificio: “vamos a quemar la fiscalía, por machista y patriarcal”. Los cantos de apoyo a las víctimas de violencia machista, especialmente a favor de Diana y Martha, eran constantes.

Las asistentes usaron música y percusión carnavalesca que incluyó tambores y matracas para avanzar sus causas y llamar la atención a las actividades que se estaban desarrollando afuera de la Fiscalía. Más que música de celebración, los cantos y los instrumentos sirvieron para crear una atmósfera de unión entre hombres y mujeres en la lucha anti machista y anti violencia.

Tras más de dos horas de marcha, las miles de personas que llegaron a la Fiscalía General del Estado para exigir reformas y procesos judiciales justos que no dejen hechos como los ocurridos en la impunidad se empezaron a retirar de lugar. La convocatoria logró reunir, por una noche, a miles de personas hastiadas con la violencia machista, la xenofobia y la inacción de las autoridades.


Contenidos Relacionados